jueves, 8 de febrero de 2018

Reseña de La Forma del Agua (The Shape of Water)

La Forma del Agua Poster
Director: Guillermo del Toro
Actores: Sally Hawkins, Michael Shannon, Richard Jenkins, Octavia Spencer, Doug Jones
Duración: 123 minutos
País: Estados Unidos
Año: 2017

En una pequeña ciudad cerca de la costa pero lejos de todo lo demás, en los últimos días del reinado de un príncipe justo, conocemos, gracias a un hombre que nos cuenta sobre ella, a la princesa sin voz. En la temporada de premios, en los primeros días del mes de marzo de nuestro tiempo, veremos, tal vez, que dicha historia se llena de trofeos. Más, al hablar de eso, ¿les diría -me pregunto- que comparto que se merece toda la gloria?

Antes de responder a la pregunta, por si acaso no lo sabes, amable amigo que me lee, te lo aclararé. Esta película está nominada a 13 premios Oscar y se ha llevado numerosos laureles en otras ceremonias parecidas. En México llegó a las salas de cine con mucha expectativa y gran fama. Personalmente, la esperaba con ansias desde que se estrenó (y ganó) en el Festival de Venecia en el mes de agosto del año pasado. Uno de los pocos casos donde sí esperaba mucho a priori de un filme.

Contestando la interrogante pendiente: No, aunque me hubiera gustado decir lo contrario, no creo que se merezca todo su halo victorioso. Es buena, muy buena tal vez, pero no magnífica. Quería amarla, sumergirme completamente en ella. No pasó. Ahora que no es una chica del montón ni mucho menos.

"¿Qué debería decirles?", se preguntó el crítico. "Pues empieza por decir de qué trata" se respondió él mismo... Es sobre Elisa (Sally Hawkins), una sordomuda que anhela amor. Sentimental y físicamente. Lo encuentra con un pez humanoide de sudamérica que, dicen los que lo conocen, es un dios. Eso es lo más importante. Sucede en los años sesenta del siglo XX, durante la guerra fría. Ella es una trabajadora de limpieza en una instalación militar secreta, él fue capturado y llevado a ese lugar porque estudiándolo y obteniendo sus habilidades especiales tal vez ayude en la lucha contra los soviéticos. El encargado de obtener ese conocimiento es Richard Strickland (Michael Shannon) y obtendrá eso a base de golpes o con un escalpelo en una autopsia. La chica no tiene a muchos amigos pero cuenta con Zelda en sus horas de faena (Octavia Spencer) y con Giles (Richard Jenkins), su vecino maduro a quien visita antes de partir a laborar y quien le invita tartas verdes de comer. No solo comparten viandas, también el deseo de compañía.

El amor difícilmente florece cuando uno de los novios vive en una pecera y el otro no, así que se da una fuga, unos momentos de apasionada compañía en un escondite y una búsqueda por parte de los militares. ¿Al final pudieron vivir felices para siempre? Descúbranlo ustedes mismos. Lo que les puedo decir es que estamos frente a una linda y clásica estructura de cuento de hadas. Una con sangre, dedos putrefactos, asesinados, maltrato animal y desnudos. Todo lo anterior no la hace menos agradable, al contrario, es más hermosa debido a eso. Sin embargo, y esto es lo que me entristece, yo no salí completamente convencido del relato. ¿Por qué? ¿Por qué no puedo caer enamorado si es tan bella? :(

Puede que sean los personajes y su tal vez excesiva búsqueda de simpatía: hay militares obtusos, negros despreciados, blancos abusivos y represores, un homosexual sin salir del clóset, una discapacitada y hasta un científico frustrado; puede que sean algunos pequeños detalles en donde me parece que exagera: Strickland y sus muchas maldades, tal vez demasiado uso de imágenes (y significados) de viejas películas o curaciones muy rápidas de varias heridas de bala, entre otros; de seguro que es, sobre todo, con esa relación dudosa. Se eleva muy rápido y yo la sentí más de un solo lado ("A él no le gustas tanto").

Felizmente hay cosas que están más haya de la duda. El director y escritor, Guillermo del Toro, dijo que hizo el filme pensando en Sally Hawkins y se nota. Es dueña absoluta del papel. Sus manos indican furia o picardía y en ella está la clave de todo el asunto. Lo expresa con su sonrisa, con su mirada, con su rutina mañanera y, en especial, al desnudarse por fin en la compañía de alguien más.

El ensamble de actores es la compañía perfecta a la protagonista. Principalmente Jenkins. Es un amigo entrañable que en un momento parece, con razón, abandonarla y que no obstante se convence y la sigue hasta el final. Spencer no titubea aún en un papel algo estereotipado y Shannon es, como sugiere el narrador al inicio, el verdadero monstruo (aunque ya escribí que tal vez con un poco de menos de maldades hubiera quedado aún mejor). Los acompañantes del director en las tareas técnicas también destacan. El diseño de producción recrea de gran forma los años sesenta y da atmósferas características a diversas locaciones (un laboratorio calabozo, una pista de baile en escala de grises, un adorable cine o un departamento lleno de agua, por ejemplo). El compositor de la banda sonora, Alexandre Desplat, da piezas tranquilas que se acoplan a la atmósfera y al ritmo de las imágenes. El departamento de edición hace que dos horas pasen a buen ritmo y el de vestuario no deja a ningún personaje sin hacerlo vivir mimetizado en la época. Todo se ve que ha pasado por el ojo detallista de un director dueño absoluto de una visión, de su relato e incluso del género. ¡Fantástico!

Las dudas que alberga mi recuerdo se disiparán unos instantes cada vez que escuche de nuevo "J'avoue j'en ai bavé pas vous mon amour", al reconocer la idea universal de encontrar a otra persona que se una a mí y cuando me acuerde de la suprema belleza que por un instante inunda al filme: la imagen inmediatamente clásica de una mujer abrazando a un monstruo bajo el agua mientras una voz dice: "Incapaz de percibir tu forma, te encuentro siempre a mi alrededor. Tu presencia llena mis ojos con tu amor, hace más humilde mi corazón. Estás en todas partes”. :_-)

9.0/10



jueves, 4 de enero de 2018

Reseña de Star Wars: Los Últimos Jedi (Star Wars: Episode VIII - The Last Jedi)

Poster de Star Wars: Episode VIII - The Last Jedi
Director: Rian Johnson
Actores: Adam Driver, Daisy Ridley, John Boyega, Oscar Isaac, Adam Driver, Mark Hamill, Carrie Fisher
Duración: 152 minutos
País: Estados Unidos
Año: 2017


Una advertencia: Mi crítica va a estar llena de comentarios que usan la trama de la obra y de la saga. Una aclaración: Yo no soy un verdadero fanático de Star Wars y por lo tanto, no me interesa que la historia me de algo en específico (mis expectativas son cercanas a cero). Una confesión: Jamás pensé que vería una peor película que el Episodio I en esta serie. Esta lo fue. Trataré de argumentar fallos no solo en la trama (ya muy tratados en estos momentos en el internet) sino también en aspectos como el desarrollo de personajes y dirección del filme.

Hace un par de años, en mi reseña del Episodio VII escribí: "Honestamente se me hace difícil que tengan suficiente material para tres películas. Una vez más, ya destruyeron la peor amenaza posible: otra 'Estrella de la Muerte'. ¿Qué les queda a los malos?". Quedaba, ¡por qué diablos no! Tirar a la lógica por la borda. Si usted no lo sabe, al principio de estos filmes aparece una cortinilla explicando donde se quedó la historia, en esta ocasión decía algo así:

La Primera Orden impera.
Luego de destruir a la pacífica
República, el líder supremo Snoke
ahora envía a sus despiadadas
legiones a asumir el control
militar de la galaxia.

Sólo la general Leia Organa y
su grupo de combatientes de
la resistencia se oponen
a la creciente tiranía, convencidos
de que el maestro jedi
Luke Skywalker regresará
y restaurará la chispa de
esperanza en la lucha.

Y amados lectores, fue desde estos primeros segundos, sí: segundos, que noté un disturbio en la fuerza. He dicho que no espero algo como fanático, pero sí algo como espectador (creo que todos): verosimilitud dentro de un relato. En el Episodio VII vi como la rebelión destruyó el arma más potente de los malos. Ahí ganaron. ¿Cómo es que horas o días después de eso la Primera Orden impera? ¿Qué hicieron los rebeldes después de su triunfo? ¿Los cogieron mientras bailaban con ewoks? ¯\_(ツ)_/¯

Bueno, hay veces que debemos de flexibilizarnos con un relato y con su lógica, eso se puede hacer un par de veces, pero aquí es imposible no criticar los agujeros argumentales. Son demasiados y con algunos francamente sentí que insultaban mi inteligencia: La exprincesa Leia puede sobrevivir a una gran explosión, no necesita ningún traje en el espacio y vuela como Superman. Los malos tienen una gran flota de naves superpoderosas (buscando información para mi reseña aprendí que una mide sesenta kilómetros) ¿y estas no pueden alcanzar a un pequeño transporte rebelde durante horas? ¿De hecho su plan es esperar a que se le acabe la gasolina? -_- Y resulta que en medio de eso los héroes van a poder ir por un hacker al otro lado de la galaxia para que se meta a la base enemiga y puedan escapar. ¿Hay tiempo para eso? ¿Casualmente saben exactamente donde ir en la morada de los adversarios y llegan sin mayor problema? Ah pero no, todo ese hilo narrativo no sirve de nada y de último momento la capitana (se llama Holdo) donde viajan los buenos mejor decide estrellar la máquina que comanda contra los que los persiguen y ella sola destruye a los enemigos... y de todos modos los buenos se escaparon en pequeñas naves ¿Por qué no se fugaron así desde el principio? Más: el gran villano líder supremo que tiene más poderes que ningún otro es matado por una espada láser que tenía a su lado y nunca vio venir su tonto final.

Puedo escribir más de estos ejemplos. Además estoy seguro de que un verdadero conocedor de este universo podría encontrar aún más casos que yo. Sencillamente es un relato mal contado. También es uno con protagonistas muy dudosos que se quedan muy lejos de siquiera ser héroes aceptables, ya no digamos buenos, como los de la primera trilogía (que les recuerdo pasó a ser la segunda). Rey (Daisy Ridley) es la más decepcionante. Ella es sobre quien se supone se cimenta esta nueva trilogía y ya no tiene salvación. Repito: ya la perdimos. En el Episodio VII no estaba tan mal y tenía el beneficio de la duda pero ya no tiene eso. No puedo creer que ella sea un ser con habilidades desarrolladas si nunca me mostraron a un maestro que le enseñara más de un día. Saca sus habilidades de la manga. Es increíble que el director y Disney (la compañía productora) dejaran esto de lado.

Debemos hacer una comparación con otros héroes y el ejemplo perfecto está en Luke Skywalker. Él no solo entrena con su maestro Yoda durante muchos minutos de una película, lo hace desde el principio con Obi-Wan. ¿No que no espero nada de esta saga? No. Esto es desarrollo básico de personaje. Bruce Wayne tarda años para convertirse en Batman, Rocky suda meses antes de subirse a un cuadrilátero. Rey, por obra del espíritu santo, es la esperanza final de todos los jedi y de sus amigos. No le creo. ¿Y qué es lo que ella realmente logra en el largometraje? La vi caer en un trampa y al final mover rocas, ayudando, al fin a sus amigos. Menudos logros.

Los demás personajes tampoco me convencen. Del villano supremo no sé como llegó ahí y no sé como sacó sus poderes o quién se los enseñó. Poe (Oscar Isaac) es un piloto de la rebelión que parece que quieren que sea el nuevo Han Solo pero quien me resulta blando, terco y poco carismático, y Finn (John Boyega) es un antiguo stoormtrooper que también tuvo mejores momentos en el anterior capítulo. Mención especial por lo terribles que fueron son la ya mencionada capitana Holdo y Rose, la nueva compañera de aventura de Finn, una mecánica espacial que también tiene momentos tontos. Ninguno de ellos es lo suficientemente agradable para estar con él durante tres películas.

Siento que el lado obscuro ha tomado control de mi escrito. Me alejaré de él un momento. Algunas cosas se salvan. Buenas actuaciones de Adam Driver como el aspirante a nuevo Vader, Kylo Ren; de Mark Hamill como el irreconocible (hasta para él) Luke Skywalker y de Benicio del Toro como el hacker que en realidad no sirve para nada. Escena de muy agradable factura cuando Rey y Kylo pelean en la sala carmesí de Snoke, ameno intento de profundidad gracias a Yoda, y aunque tal vez sean demasiado utilizados, los mejores nuevos personajes resultan ser unos ruidosos pajaritos (Porgs) que acaban al lado de Chewbacca en el Halcón Milenario y que seguramente también llegarán en forma de peluche a las casas de muchos niños en estos días de Santa Clos y de los Reyes Magos.

El seductor canto de esos aves no puede detenerme. A la mala historia y los malos personajes también hay que agregar un dudoso uso de la icónica banda sonora estarguariana (poco efectiva y algo intrusiva); la comedia no me convence del todo (por ejemplo: en una escena un general rival se comunica con Poe, ¿con quién más?, y este hace como si no lo oyera); el filme dura demasiados, demasiados, minutos y los efectos especiales y las secuencias de acción no son nada de otra galaxia (incluso el Episodio I y II me parecen más imaginativos y coloridos). Tampoco destaca el diseño sonoro.

Este desastre tiene un culpable claro: El director y escritor, Rian Johnson, pero comparte la culpa con alguien más: Kathleen Kennedy. La encargada por parte de Disney de supervisar esta serie de filmes y quien le dio luz verde a las ideas del realizador. ¡Oh! Pero como en este universo la fuerza poderosa es. Eso significa que en contraparte hay dos beneficiados. El primero es George Lucas, ya que sus tan cuestionadas precuelas ahora no lucen tan malas y el segundo es nada más y nada menos que Jar-Jar Binks, quien inmediatamente deja de ser el personaje más odiado de Star Wars. Escójanle amigos, los nuevos candidatos son: Rose, Holdo o Rian Johnson. ¡Que la fuerza nos acompañe!... cuando tratemos de ver el Episodio IX.

2.0/10

Wow, nunca pensé que el peor filme que vería en el 2017 sería uno de La Guerra de las Galaxias. Dejé afuera de mi calificación un detalle: leí que a muchos seguidores no les gustó los últimos días de Luke Skywalker. A mí su situación me pareció poco creíble y su final apresurado. Lo que me gustaría resaltar es que creo que lo quitaron por este motivo: Para que no les quitara protagonismo a Rey, a Poe y a Finn. Lamentablemente ellos no son personajes lo suficientemente fuertes y en la película de desenlace no se van a consolidar. Se le extrañará al último pupilo de Yoda.