domingo, 26 de octubre de 2014

Reseña de La Dictadura Perfecta



Director: Luis Estrada
Actores: Alfonso Herrera, Damián Alcázar, Joaquín Cosío, Silvia Navarro
Duración: 142 minutos
País: México
Año: 2014

En un estado al norte de México, la noticia del secuestro de unas gemelas es aprovechada por el gobernador local para desviar la atención de la población sobre su pésimo desempeño al usar la ayuda de la televisión para mantener e impulsar su carrera política. Pero, el desvío es tan efectivo, que no sólo distrae a los habitantes de ese lugar, sino también a éste quien escribe, pues esperaba una sátira más pulida y enfocada.

Después de que el Presidente de la República hace unas muy polémicas declaraciones, el gobierno pide la ayuda de la televisora más importante del país (y al parecer aquí, la única) para desviar la atención, así que, en el noticiario más importante, muestran a un gobernador recibiendo millones de pesos de soborno. Éste funcionario luego pide ayuda a la misma empresa para desviar la atención de esa noticia y hacer cambiar la opinión pública que se tiene de él para luego competir por cargos más importantes. Pero es un gobernante muy malo al que le salen nuevos escándalos continuamente así que es difícil hablar bien de él. Afortunadamente acontece el secuestro ya mencionado y éste da la oportunidad al político de lucirse como un héroe y al mismo tiempo lograr la empatía de la sociedad.

El problema es que la película le da muchísimos minutos a la historia del rapto. Se enfoca tanto en él que por momentos parece que trata más sobre esa cuestión que sobre política. Cierto, esa noticia justifica el cambio de percepción y el éxito para ese servidor público, pero podrían habérsele dedicado menos minutos en una película que se siente larga y muy solemne. Esa solemnidad perjudica sobre todo a un actor: Joaquín Cosío. Su personaje es casi unidimensional siendo un paladín de la justicia y la honestidad que no convence con sus discursos morales y acaba aburriendo.

Damián Alcázar hace un muy buen papel como el gobernador corrupto. Hay mucha naturalidad en sus actos y en su lenguaje; proyecta la desvergüenza de un político que cree que hace lo necesario y correcto. No obstante, la sorpresa la da Alfonso Herrera. Actor más conocido por su papel en la telenovela Rebelde, aquí convence como un inteligente productor televisivo encargado de ayudar al personaje de Alcázar. Grandísimo acierto: Sergio Mayer como Presidente de México, ¡igualitos!

Esas buenas actuaciones explican el contubernio Televisión-Política. Un problema latente en el país que hay que denunciar, pero lo hacen en medio de una sátira que se da mucha importancia a sí misma, que casi no ríe, que se distrae y que hace quedar mal a la política pero no tanto a la televisión. Y aquí van mis motivos:

1) El productor televisivo interpretado por Alfonso Herrera es el personaje más inteligente y más proactivo. De hecho, para mí, es el verdadero protagonista. ¿Por qué? Porque él es quien constantemente da la solución a los escándalos gubernamentales, es el líder que lleva al éxito a su equipo, realiza el trabajo para el que fue contratado y además, al final, su trabajo lo recompensa y beneficia a la mayoría de los demás personajes.

2) ¿No es un poco contradictorio atacar a la principal empresa televisiva del país pero aún así usar a muchos actores identificados con ella? ¿Esto incluso no habla bien de esa empresa, pues deja que varias de sus estrellas actúen en una obra que la critica fuertemente? 

3) Los llantos falsos de la mamá de las niñas secuestradas (Silvia Navarro) más toda la atención que se vierte en ese tema son dignos de una telenovela.

4) Por problemas con el financiamiento (y aquí puedo pecar pero creo que hay que hacerlo notar), la película fue rodada en formato digital 2k, irónicamente, eso la hace ver más como televisión que como cine.

 6.5/10

Poster de La Dictadura Perfecta


lunes, 22 de septiembre de 2014

Reseña de Cantinflas (2014)



 
Director: Sebastián del Amo
Actores: Óscar Jaenada, Michael Imperioli, Ilse Salas
Duración: 102 minutos
País: México
Año: 2014

Mario Fortino Alfonso Moreno Reyes, “Cantinflas”, es tal vez el mejor comediante mexicano que ha aparecido en el cine, un actor con obras memorables y una celebridad que goza de éxito en los países de habla hispana por su participación en películas desde 1937 hasta 1982. Eso (y por qué o cómo) pudo explicar este filme biográfico, pero en vez de eso, da un montón de datos inconexos sin antecedente o resultado haciendo un relato muy pobre de un hombre muy grande.

“Cantinflas” es alguien a quien muchos mexicanos conocemos y disfrutamos, pero si alguien extranjero ve esta obra (o alguien de mi país que no lo conoce) dudo mucho que descubra por qué o qué fue lo que hizo. Este es el grandísimo defecto de este filme; piensa que con el nombre ya tiene ganada la historia. No hay ilación entre los acontecimientos al que nos expone. A continuación, usaré varios ejemplos explícitos, aviso para quien no quiere enterarse de la trama.

Entre muchos: “Cantinflas” llega a trabajar a un teatro con un señor llamado Medel, ¿quién era Medel y cómo hizo nuestro comediante para de ahí saltar al cine? Quién sabe. ¿En ese lugar trabajó junto a Agustín Lara (famoso músico mexicano)? Eso parece. ¿Cómo fue la grabación de la que muchos consideran su obra cumbre (“Ahí está el detalle”)? Investiguen en otro lado. ¿De verdad se atrincheró en unos estudios cinematográficos junto a otros famosos de su época con fusil en mano? Vaya, eso luce interesante, pero los realizadores decidieron que no había que darle importancia y no nos explican que pasó después. ¿Hubo un gran distanciamiento con su amigo Shilinsky? Pues, igual y sí. ¿Es cierto que Charles Chaplin le escribió una carta a nuestro compatriota para que participara en la industria de Estados Unidos? Todo es posible. Nos han prometido que va a torear en la Plaza México a la vista del productor estadounidense que lo quiere en su película, ya hubo varias escenas anunciándolo y, ¡y!… nunca lo vemos torear. Es decir, de repente estamos aquí y luego allá, eso que ni qué, pero no más por que sí y usté’ debe de entender aunque yo no me explique bien y de esto salga aquello aunque no sea claro el porqué o para qué, no obstante fue así.

Con tales errores hay poco que hacer, pero aún así, Óscar Jaenada da una excelente interpretación en el papel protagónico. Actor español, elimina el acento de la península ibérica, se apropia del sonsonete del “mimo de México”, de sus poses, de sus muecas y de sus movimientos corporales. Gran trabajo. También destacable, la ambientación de la época en que transcurre la historia, que, aunque queda todavía muy corta del cine estadounidense, muestra mejoría en su manufactura.

Además de la actuación principal, a la obra le ayuda algo mágico que casi nunca emana de ella por sí sola: el recuerdo de “Cantinflas”. Los mejores momentos son en los cuales los fanáticos presenciamos algo de lo que lo hacía tan especial: su forma de bailar, su desfachatez, que es un personaje nacido de los estratos bajos del pueblo, el poder que tenía para realmente hacerte reír ("comedia: Guardianes de la Galaxia", no mam...) o su INCREÍBLE GENIALIDAD CON LAS PALABRAS. ¡El tipo era bien, bien chingón! Lamentablemente, aquí no lo parece tanto.


3.0/10

Hay otros aspectos que quiero comentar pero que dejo fuera de mi calificación de la obra porque son muchísimo más subjetivos.

Barbara Mori hace un cameo personificando a Elizabeth Taylor. No es creíble. La mujer es muy hermosa pero cuando la veo pienso en Rubí o en telenovelas, no en una leyenda de Hollywood; además, es completamente innecesaria su participación. Sí dice cinco diálogos es mucho y sus acciones son irrelevantes en la obra.

El director bien pudo ahorrarse cursilerías y tono telenovelero: después de que el protagonista ofrece una cena llena de pétalos de rosa a la luz de las velas, hay fuegos artificiales; Mario Moreno le lanza un vaso de licor al retrato de "Cantinflas" pues está siendo sobrepasado por la fama de su personaje; Valentina Ivanova (la esposa) declara ya no reconocer al hombre con quien se casó.

La fotografía luce como una serie de televisión mexicana con buen presupuesto grabada con una cámara digital de alta definición, no como cine. Tal vez esto sea poco claro pero apelo a que mis lectores recuerden a “La lista de Schindler”, “Gandhi” o “Ray”.

La decisión de terminar la película en la premiación a Mario Moreno con un Globo de Oro y en general, hacer que la historia gire en torno a un “éxito” estadounidense no me gustó. Si "Cantinflas" no hubiese hecho jamás un largometraje en Hollywood y no hubiese recibido un premio de ellos, de todos modos merecería estar en la historia del cine de comedia. De verdad le compite a Chaplin. Más aún, “La vuelta al mundo en 80 días” no es ni de chiste la mejor actuación del cómico y le quita tiempo a otros momentos de su vida en los cuales hubiese sido interesante indagar. “Miren, los gringos también dicen que era bueno” es la aprobación que parece quiere plasmar. No es necesaria.

Por último: esta es una de las películas que México decidió que deben concursar por los premios Oscar. ¡¿En serio?! Debe ser una decisión motivada como una propaganda comercial para llevar más público a las salas porque si de verdad nuestra Academia cree que es de lo mejor que podemos ofrecer este año (o realmente es lo mejor que hicimos), entonces tenemos un gran problema.

Poster de Cantinflas (2014)
 

lunes, 18 de agosto de 2014

Reseña de Tortugas Ninja (Teenage Mutant Ninja Turtles)



Director: Jonathan Liebesman
Actores: Megan Fox, Will Arnett, William Fichtner
Duración: 101 minutos
País: Estados Unidos
Año: 2014

Otros queridos personajes de la infancia de muchas personas sucumben ante el Destructor hollywoodense al ser tratados sin respeto, lógica, atención, cuidado o cariño en la búsqueda del dinero veraniego de jóvenes vacacionistas.
                                            
Si la mejor amiga de las tortugas, Abril O’ Neil,  personificada por Megan Fox con cabello negro y largo (muy distinta a la original) es el menor de los pecados, entonces hay un grandísimo problema. Ese es un detalle estético que, aunque importante, puede pasarse, y sí, la actriz es limitada, pero increíblemente, parece ser el humano más entusiasmado con su trabajo, sobrelleva su rol e innegablemente encanta los ojos de los espectadores. Lo que no puede permitirse es que las Tortugas Ninja hayan sido utilizadas de tan fea forma. Lo importante era resucitarlas en el mundo cinematográfico como fuese, y después, el dinero caería solo (como parece ha pasado).


El relato apenas y tiene rumbo, nada de lógica. Aparecen las protagonistas, después las descubren, algo de explicación, sale el malo, el plan del malo y después, peleas y peleas. En esa secuencia simple, hay un montón de huecos narrativos. “¿Por qué pasó eso? ¿Por qué no pasó aquello? O ¿Por qué hacen eso?” son preguntas que me hice constantemente. Ni siquiera las secuencias de acción son tan buenas. Sin antes despertar interés por ellas o dejar respirar, se filman con una cámara muy rápida que pocas veces deja apreciar bien lo que pasa y algunas partes de ellas también carecen de sentido. Sólo cuando hay momentos moderados y los héroes lucen relajados hay momentos rescatables, pero otra: hay un intento paupérrimo de desarrollo de personajes. De hecho, parece que dijeron: “Cada tortuga usa una banda en la cabeza de distinto color y un arma diferente… Con eso basta.” ¡Aunque sean tortugas, tienen personalidades, señores realizadores! Y no, que Miguel Ángel diga algunos chistes con diálogos cortos y que Donatello use lentes no es suficiente.

Lo peor de todo es el tono serio y carente de jovialidad; algo que pude despreciar mejor al ver la película en una sala llena de niños. Se necesitaban más risas, colores brillantes, interacciones tal vez tontas pero agradables, buenos momentos de los cuatro personajes, tratamiento de la personalidad de cada uno y después, sólo después, vencer a un tipo malo que amenazara el mundo (pero que no diera miedo). En cambio, casi todos siempre tienen el rostro adusto; hay encadenamientos sádicos con sangre incluida; en una secuencia lúgubre en las alcantarillas acompañada por aciaga música hay demasiada violencia y casi, un asesinato; la tortuga, Rafael, no puede llevarse bien con sus hermanos y suele estar enojado; prácticamente no hay escenas largas con los cuatro hermanos pasándosela bien y el tipo malo ahora tomó esteroides y es una máquina criminal que quiere acabar con todos.

Antes de la inevitable próxima vez, ejecutantes, póngase a ver las caricaturas.

2.5/10

Poster de Tortugas Ninja (2014)

miércoles, 13 de agosto de 2014

Reseña de Guardianes de la Galaxia (Guardians of the Galaxy)



Director: James Gunn
Actores: Chris Pratt, Zoe Saldana, Dave Bautista
Duración: 121 minutos
País: Estados Unidos
Año: 2014

En algún lugar de nuestra galaxia, cinco personajes con motivaciones propias y pocos amigos se unen para detener la destrucción de un planeta a manos de uno de los colegas de uno de los seres más poderosos del universo y lanzar otra franquicia multimillonaria para la empresa llamada Marvel, en una “divertida” pero superficial película carente de tensión, alcance y, muchas veces, lógica.

Cuando quedó huérfano, el humano Peter Quill (Chris Pratt), fue secuestrado y criado por alienígenas bandidos. Ahora, busca una esfera de suma importancia bajo el nombre de Star-Lord. No es el único que la quiere, por supuesto. Thanos le pide a Ronan, “el Acusador”, que se la entregue, éste le pide a Korath, “el perseguidor”, lo mismo… también a Nebula y a Gamora (Zoe Saldana), principalmente. Drax, “el Destructor” (Dave Bautista) quiere a Ronan “el ya dije”, y al humano lo están cazando Groot (el árbol) y Rocket Racoon (el mapache).

Así que al principio hay búsquedas por todos lados e introducciones y datos al por mayor.  Cuando todos se juntan y se hacen amigos la velocidad sube y tiende a mantenerse. Pero siguen sin pelear realmente contra el villano. Y aún no sabemos que es tan especial en la esfera, así que hay que gastar más minutos e ir a otras locaciones para averiguarlo. Resulta ser algo superpoderoso, claro está. Es hasta ese momento que el equipo se da cuenta contra qué se enfrenta y cuando realmente el malo cobra cierta importancia. ¿Ya ha pasado más de media película?

Resulta entonces, que el enfoque no está en el peligro galáctico, en la destrucción de mundos o en el salvamento de vidas. Lo importante es conocer a los cinco chicos carismáticos y pasar un buen rato con ellos. Pero el único que lo logra, a medias, es Star-Lord. No obstante estar sumamente bien logrado por Chris Pratt al ser un líder arrogante, inteligente y de buen corazón que se sale con la suya, no alcanza a otros de sus compañeros de profesión: Capitán América, Thor, Spider-Man… a quien más se parece es a Iron-Man, pero jamás lo toca. Eso lo hace más bien un hombre X. ¿Va a morir? Qué mal, era un buen ladrón; aunque no muy heroico. Y ese es el protagonista. Cada quien tendrá sus opiniones con los demás integrantes, pero yo no puedo sentir empatía por un árbol que sólo dice “Soy Groot” y que ocasionalmente hace algo relevante; por un mapache bien cool que parece dirigido a niños; o por un hombre azul algo tonto, no muy fuerte. Gamora tiene cualidades salvadoras (intrigante pasado, fuerza, destreza, etc.) pero tampoco hace nada memorable o sobresale en su competitivo mundo.

Comic #1 Guardianes de la Galaxia

Algo que me sorprendió al leer comentarios estadounidenses es que consideran al filme “cómico”. Cierto, nunca se toma en serio, pero ¿buenas risas? Para mí, alguno que otro buen diálogo y tal vez dos o tres acciones físicas. Nada más. Tiene un carácter demasiado adolescente y un poco tonto. Abusador y quita dinero, la tercera dimensión. No aporta nada y se ve mal. Sin controversia a su favor es el excelente uso de los efectos especiales y que logra plasmar mundos diversos muy interesantes.
                                                                                                       
Dos puntos: el uso de canciones populares y el peligro-villano.

El largometraje utiliza muchas canciones de los 70’s u 80’s. No es que no me gusten (está bien: unas no), pero me pareció que el director las usaba para distraer la atención del público o insertar las buenas vibras con calzador. Lo filmado, sin ellas, caería. Se sentiría lento o aburrido. O haría visibles algunas fallas, me parece.

Tal vez lo peor es que el equipo jamás parece estar en serio peligro. Hay incluso tres posibles acciones mortales que son salvadas casi por obra divina. Cómodamente, un as debajo de la manga que no nos habían dicho sale a la luz después de que todo está perdido o algo que no era posible, resulta que sí lo era. Eso resta interés y relevancia. El malote hombre azul puede acabar con todo un planeta y lo detiene: ¡¿un baile?! Tal vez lo verdaderamente bueno llegue en Guardianes de la Galaxia #16.

5.0/10

Poster de Guardianes de la Galaxia

martes, 17 de junio de 2014

Reseña de X-Men: Días del Futuro Pasado (X-Men: Days Of Future Past)



Director: Bryan Singer
Actores: Hugh Jackman, James McAvoy, Patrick Stewart,
Michael Fassbender, Ian McKellen, Jennifer Lawrence, Ellen Page
Duración: 131 minutos
País: Estados Unidos
Año: 2014

Los pasados filmes sobre los Hombres X no habían llegado nunca hasta un punto tan alto como lo hicieron ahora, en el futuro, les será difícil volver a alcanzarlo. Días del Futuro Pasado es una de las mejores obras en el género de superhéroes, la mejor con varios protagonistas (“Avengers”, jajajajaja) y probablemente la mejor película de acción del año.

Basada en la trama que apareció por primera vez en Uncanny X-Men #141 (pero con algunas variaciones), la historia empieza en el futuro. Robots asesinos conocidos como Centinelas impregnados con el ADN de Mystique (Jennifer Lawrence) han logrado exterminar a casi toda la población mutante y han causado una gran destrucción en el mundo. Varios mutantes se unen al profesor Xavier (Patrick Stewart), a Magneto (Ian McKellen) y a Wolverine (Hugh Jackman) para un último intento. Por su poder de curación increíble, el hombre de las garras es el único que puede viajar a 1973 para impedir que los Centinelas sean creados. Debe apresurarse, porque mientras el hace su tarea, sus amigos no pueden huir y los asesinos metálicos pronto llegarán a ellos.

Portada Comic X-Men Días del Futuro Pasado

De modo que desde el principio ya hay un motivo claro, el sentido de urgencia y un peligro monumental. Pero, por supuesto, hay más. En los 70, Charles Xavier (James McAvoy) es un hombre atormentado que dista mucho de ser un líder, necesitan convencer a Magneto (Michael Fassbender) de que los ayude aunque sigue siendo un terrible rival y deben encontrar a Mystique para que los humanos no extraigan su ADN. Sabroso lío… y eso que seguimos en el inicio. Por supuesto, después se complica aún más. La estructura pasa del pasado al futuro sutilmente, junta varias hebras narrativas en la serie, sube de velocidad, emociona hacia el clímax y tiene un epílogo que restaura el equilibrio del mundo y da un nuevo comienzo.

Pongamos palomitas en los apartados de “buen guión” y “problema interesante y grande” y hablemos de otras virtudes (hay muchas y me cuesta trabajo decidirme… como en esas “buenas películas"…).

La serie de los chicos X ha sido criticada constantemente porque tiene a Wolverine como personaje principal en casi todas sus partes… y aquí también puede parecerlo, pero ahora son Xavier y su rival los protagonistas. Dos hombres que se odian pero que necesitan ayudarse. Los dos, personajes complejos interpretados con decisión y convencimiento por sus actores. Fassbender lo hace ver muy fácil; McAvoy hace renacer a un héroe. Dos puntos de ver el mundo con buenos argumentos a su favor.

Los acompañan un montón (¡un montón!) de hombres y mujeres con poderes que se ven muy bien. Invocando el poder del sol, el hielo ártico, teletransportaciones, mucha fuerza (y pelo) o Tor-men-tas. Un hombre súper rápido de agradable personalidad le roba escena a los protagonistas mientras da una de las mejores secuencias de este y muchos otros largometrajes. Todos aparecen cuando deben, usan el tiempo necesario, tienen a su servicio efectos especiales de primer nivel siempre al servicio de la trama y hacen un mundo complejo y creíble.

Marquemos la casilla de “buenos personajes”.

El asunto puede ser demasiado complejo (tal vez lo es [para algunos]) pero se aligera con chistes o referencias en el momento exacto. Las chicas agradecerán el guiño a Terminator protagonizado por Jackman cuando su personaje despierta por primera vez en el pasado, el asesinato de John F. Kennedy por fin tiene una solución creíble, hay buena música, el vestuario da para recuerdos bochornosos, Wolverine es gracioso… También nos puede dar un poco de suspenso y: Violencia. Bendita y necesaria violencia. ¿Por qué? Consideremos Avengers. ¿Tiene sangre? ¿Peligro real para los semidioses? ¿Muertes que nos hagan sentir algo? Aquí hay algo muy extraño en este tipo de cintas: asesinatos brutales, dolor (para personajes [y con suerte, para la audiencia]).

“Rango de emociones”, es el otro inciso cubierto.

A ver shavo, muchas flores y no veo un 10 al final. ¿Qué tranza? Bueno. Es extraño. Defenderé con rayos y trucos mentales que es una grandiosa película, pero no es la mejor de su tipo. Definitivamente es mejor que cualquiera de Iron Man, Hulk, Thor o Captain America (lo diré: de todo el Marvel Disney). Pero el convencimiento de haber presenciado la absoluta chingonería está ausente. No pasa. Eso lo supe inmediatamente cuando acabé de ver una (u otras) de Batman, aquella de Spider-Man, tal vez esa de Superman… La posible respuesta es que, entre tantos personajes, el viaje humano trascendental pierde fuerza, o, porque la estructura, excelente cual es, te hace acercarte de forma más intelectual que sentimentalmente, o porque la sombra de la serie de los Hombres X persiste: algunas fueron francamente malas y nunca me las había tomado como “serias”. Además, me parece que a personas que no saben nada del mundo de los mutantes les va a costar trabajo entender de que trata todo exactamente o simplemente se van a rendir. Será su derrota, porque es una de esos pocos acontecimientos: una grandiosa victoria para los superhéroes.

9.5/10

Poster X-Men Días del Futuro Pasado

lunes, 9 de junio de 2014

Reseña de Godzilla (2014)


 
Director: Gareth Edwards
Actores: Aaron Taylor-Johnson, Bryan Cranston, Ken Watanabe
Duración: 123 minutos
País: Estados Unidos
Año: 2014

“Este Godzilla se ve bien”, me atreví a pensar después de ver el muy buen avance cinematográfico para una nueva aventura del monstruo japonés más famoso del mundo. En poco más de dos minutos, “la lagartijota” luce realmente amenazante, capaz de inducir miedo, poderosa, seria e inclusive con un tono de suspenso interesante y refrescante para la franquicia. Hasta varios de los afiches publicitarios lucían bien (a mi gusto, de los mejores recientemente), ¡pero!, qué menudo chasco tíos, es una monstruosidad malograda.

La historia comienza dando esperanzas. Unos científicos descubren en una mina colapsada en Filipinas un esqueleto de un animal que deja luciendo como una miniatura a cualquier dinosaurio conocido y poco después, en una planta atómica de Japón donde trabaja Joe Brody (Bryan Cranston) junto a su esposa e hijo ocurre un trágico desastre. Y parece que todo va bien.

De ahí, nos transportan a este 2014. El hijo de Joe, Ford Brody (Aaron Taylor-Johnson), trabaja en el ejército como un experto en bombas cuando de pronto tiene que regresar a Japan para ayudar a su padre, que sigue investigando lo que realmente pasó metiéndose en problemas con las autoridades locales. Y las cosas siguen su curso.

Hasta que nos enteramos que fue lo que pasó, nos llenan de explicaciones, vemos una que otra muerte innecesaria y los personajes con los que hemos pasado gran parte del tiempo pierden importancia y el invitado al que esperamos no termina por llegar. Algo anda mal.

Y es sobre todo con los humanos. Débiles y arrogantes criaturas que creen haber domado a la naturaleza. Demasíado débiles. Demasiado… No importaría si no fuera porque la película pasa la mayor parte del tiempo contándonos acciones militares para salvar al mundo que no llevan a ningún lado (algunas muy estúpidas) e incidentes de protagonistas indefensos con los que no puedo sentir empatía. Es prodigiosa la forma en que mal gastan a los actores. Nuestro amigo protagonista del principio, Joe, y el científico japonés interpretado por Ken Watanabe, son los mejores ejemplos. Si con esos homo sapiens no puede pasar nada: ¿Por qué gastar tiempo con ellos? ¡Dame a “la lagartijota”!, entonces. Nop. No liberan al monstruo, amigos. Cuando parece que por fin va a llegar su momento de brillar, le cortan el acto prematuramente. Y a mí me hacen enojar.

Metido entre eso, hay dos grandes secretos guardados que le quitan aún más presencia a nuestro monstruo, que hacen todavía más desechables a las personas y que deberían quitar seriedad (ahora risible) y traer diversión palomera simple, pero no lo hacen.

Cuando Godzilla por fin es libre, el enorme chico malo es bastante bueno, en realidad. Es imponente. Para esta ocasión, luce más masivo, poderoso e incontrolable que en cualquier otra. Sólo escúchenlo rugir… Y véanlo destruir. Los ejércitos caen, el pánico se extiende, las ciudades se hacen añicos (bellamente). Sobre todo San Francisco, en donde es la batalla final. Un velo de polvo la cubre mientras los soldados dan destellos rojos con sus armas en un excelente cuadro apocalíptico. Pero ya todo está perdido. Al final, el problema se resuelve por obra de la providencia venida de los abismos sin que ninguna de las tribulaciones o acciones de esos tontos humanos hiciera diferencia (o me importara). 

3.0/10


Antes de acabar: realmente les recomiendo que busquen más pósteres (sí, así se escribe) de la película en su buscador predilecto, son muy buenos.

 

viernes, 4 de abril de 2014

Reseña de Noé (Noah)



 Director: Darren Aronofsky
Actores: Russell Crowe, Ray Winstone, Anthony Hopkins, Emma Watson
Duración: 138 minutos
País: Estados Unidos
Año: 2014

Una historia de unas cuantas páginas en la Biblia es transformada mediante la inyección de varios millones de dólares en más de dos horas de exceso Hollywoodense para competir con los superhéroes del verano. Resultado predecible.

Ver desde los avances a Noé como un tipo duro involucrado en una pelea a gran escala no profetizaba buenas cosas, pero la esperanza de que de algún modo lograran sacar el truco se mantenía, principalmente, por el nombre del director ligado al proyecto. Darren Aronofsky (Black Swan, The Wrestler) tiene una filmografía no conformista que cuenta historias interesantes con protagonistas en entretenidos dilemas acompañados con un estilo visual imaginativo. Eso se conserva. El arca en pantalla trata de ser exacta a las medidas que propone El Libro, la llegada de los animales es casi como una buena manifestación en la Ciudad de México, se representan otras visiones del Génesis hermosamente y El Diluvio es grandioso. Además, Russel Crowe da una muy buena interpretación como un hombre que lucha por seguir los designios de Dios con las dudas de un simple ser humano que carga el peso de una tarea monumental e inclusive cruel.

Sólo que la historia principal no es el cataclismo mundial o la construcción de la nave salvadora. Para llenar el tiempo, se sacan de la manga otros problemas. El capitán del barco debe luchar contra sí mismo; contra Tubal-Cain (Ray Winston), el líder de los humanos que serán castigados; y la familia del constructor se enfrenta a una que otra dificultad. Lo anterior no logra enganchar, aunque dichas libertades son soportables hasta cierto punto. Ese llega en el tercer acto. Noé muestra una faceta demasiado radical que puede incluso ser ofensiva y que además parece poco lógica (inclusive estúpida) dentro de la misma obra. Sin olvidar que su pelea final con el descendiente de Caín está forzada y que la película se prolonga varios minutos innecesarios después de haber resuelto sus planteamientos principales.

Así que, aunque visualmente logra escapar de la tormenta, narrativamente no sobrevive.

5.0/10

Poster de Noé (Noah)

jueves, 13 de marzo de 2014

Reseña de 300: El Nacimiento de Un Imperio (300: Rise Of An Empire)



Director: Noam Murro
Actores: Eva Green, Sullivan Stapleton
Duración: 102 minutos
País: Estados Unidos
Año: 2014

La guerra se lucha en el mar. La mala bien buena es Artemisia (Eva Green). El bueno medio malo es Temístocles (Sullivan Stapleton). El gozo, violento y todo, es mío.

Especie de secuela a la exitosa 300 del año 2006, la película está basada en la novela gráfica (“cómic” en términos simples) Xerxes, de Frank Miller, aún no publicada, y es producida y escrita por el director de la original: Zack Snyder (Watchmen, Man Of Steel). En el primer filme, el rey de Esparta, Léonidas, hace frente a la fuerza invasora terrestre del rey Jerjes I en el combate de las Termópilas durante la Segunda Guerra Médica; en esta ocasión, el general ateniense, Temístocles, comanda a los navíos de Grecia en la batalla de Salamina (principalmente). Sus fuerzas son superadas en gran número y muy probablemente se dirige a una muerte hermosa.

Final difícilmente más seductor que en la profundidad de los ojos azules de la extremadamente hermosa y todavía más temible capitana de la armada del rey de Persia: Artemisia. Griega de nacimiento, tras un traumático pasado se une al imperio del rey Darío y se convierte en la generala con más poder y destreza. Fascina. Es la más hábil con las armas, la más feroz en la pelea y la más respetada entre su ejército. Además, podría dominarte a través del sexo. -¡Qué lo intente conmigo!-. Es un villano memorable que gana simpatías. Yo quería que ganara ella.

Probablemente porque Temístocles nunca se muestra tan fuerte y las supuestas razones por las que pelean contra Persia son patéticas: “Al emperador Jerjes no le gusta la libertad de los griegos” (¡jajaja!)… o algo así. Los demócratas pelean contra el tirano dios-rey y los morenos del este… No, no, no. Propaganda gringa metida a la fuerza en un ambiente innecesario. El verdadero contexto histórico abría ayudado. También me confundió porque no siendo experto en la materia pensé que si la ciudad de Atenas caía los “buenos” perdían. Por ese motivo, el final parece que llega varias veces antes de lo previsto y los héroes lucen de nuevo débiles. Una explicación de quién tenía que vencer a quién y cómo (hasta de la geografía del lugar) era necesaria. Más Historia, caray.

No hay tiempo entre tanta pelea. Una tras otra casi sin interrupción con la ayuda de una ilusión computarizada muy bien hecha y una 3D que sí le agrega valor. Cientos de barcos en un mar embravecido chocan antes de que escudos, lanzas y espadas hagan saltar la sangre en cámara lenta en peleas muy bien coreografiadas e imaginativas. Puede ser demasiado. Los videojuegos me han hecho inmune al líquido rojo que brota de los personajes cuando son heridos y en México hay descabezados verdaderos varías veces al mes, pero aún así, por momentos era mucha sangre.

Aunque antes de ir al cine ya sabía que tendría galones. Iba por la acción y jamás me decepcionó. Además, acabé enamorado. Ni la Libertad, ni Atena, ni Jerjes: Mi diosa es Artemisia. ¡Oh lord yeah!

8.0/10

Poster de 300 El Nacimiento de Un Imperio

lunes, 3 de marzo de 2014

Reseña de Cásese Quien Pueda



Director: Marco Polo Constandse
Actores: Miriam Higareda, Martha Higareda, Luis Gerardo Méndez
Duración: 107 minutos
País: México
Año: 2014

Dejen la ignorancia atrás señores. Después de ver esta película descubriremos que se puede viajar en camioneta desde la Ciudad de México hasta Quintana Roo en una sola noche con un acompañante plácidamente dormido a nuestro lado. Demostrado. En pantalla. También, apreciaremos enigmáticas comunidades selváticas desde la perspectiva de la opulenta clase alta como si se tratase de un documental de National Geographic. Y, confirmaremos que para salvar a una obra como esta se necesitan muchas más risas.

Que, sobre todo al principio, eran prometedoras debido al muy loable esfuerzo de Martha Higareda (Amar te Duele, Niñas Mal), quien produce, escribe y estelariza. Interpreta a Ana Paula, que está a pocos días de casarse pero que acaba en el citado estado del sur del país cuestionando fuertemente su decisión. Paralelamente está su hermana, Daniela (Miriam Higareda, hermana en la vida real de la protagonista), amiga desde pequeña de Gustavo (Luis Gerardo Méndez), ella no tiene ganas de casarse pero… ya se imaginarán.

Son Daniela y Gustavo los verdaderos protagonistas, quienes además, me parece, obtienen la empatía del público. Malas noticias para la chica del póster. Roban cámara por diversos motivos. Entre ellos porque son la pareja que más interactúa y porque son los personajes que no actúan como estereotipos de la clase alta. Puedes identificarte con su problema de amor. Otro motivo, no menor, es que los actores que les dan vida son inteligentemente mesurados y son ayudados por un elenco que actúa hacía ellos en escenas que dan para mayor confusión y risas. Son lo mejor. Muy distinto de Martha Higareda. Grita, berrea, chilla  y habla con un sonsonete innecesario cuando de por sí su personaje no la ayuda, esa chica se queja demasiado y se regodea en su alcoholismo o su superficialidad. Además, la historia de ella pierde mucha fuerza al no compartir suficientes momentos con su prometido y mejor divertirse turisteando o conociendo otros hombres. Problema aparte son algunos de sus chistes. Para mí, la interacción con la comunidad indígena que se supone es graciosa es a veces ofensiva. Ejemplo: la escena cuando ella intenta comunicarse con ellos por primera vez.

Una pena, porque la selva mexicana muestra muy bellos paisajes turísticos o viñetas de costumbres locales; también un error es el cambio de tono a través del filme. Inicia decididamente como una comedia pero deriva en una absoluta telenovela donde el salvavidas del buen humor se poncha a merced de la necesidad de los besos en las bodas.  

Antes de acabar, debo decir que hay algo que me llamó la atención: la productora y escritora apenas tiene 30 años, entonces, ¿por qué usa pistas de audio de los años 80? No parecen de su época, estaba demasiado joven para tener afecto por ellas (hasta para conocerlas). ¿Será que cree que los mirreyes/pirruris  sólo escuchan a Luis Miguel? ¿Tiene que ver con el precario conocimiento del reciente estado de la industria musical? ¿A la segura con lo viejito? ¿O simplemente eran más baratas?

4.5/10


Poster de Cásese Quien Pueda


jueves, 27 de febrero de 2014

Reseña de 12 Años Esclavo (12 Years A Slave)



Director: Steve McQueen
Actores: Chiwetel Ejiofor, Michael Fassbender, Lupita Nyong’o
Duración: 134 minutos
País: Estados Unidos
Año: 2013

¿Cómo obtenía su libertad un negro en Estados Unidos antes de la abolición de la esclavitud?, ¿quién le enseñó a tocar el violín?, ¿cómo formó una familia?, ¿dónde vivían además de en Nueva York?, ¿cuántos eran? Son sólo algunas de las preguntas iniciales que quedaron sin respuesta después de ver este filme adaptado del libro autobiográfico 12 Years a Slave de Solomon Northup, publicado en 1853.

Lo que deciden contar es la durísima travesía que soportó este hombre después de haber sido engañado y perderlo todo. Interpretada excelentemente por Chiwetel Ejiofor. Con sólo una mirada expone miedo o tristeza, se muestra controlado mientras hierve por dentro y cuando alza la voz entiendes por qué lo hace. Eso entre los muchos golpes físicos y psicológicos que recibe de sus varios dueños blancos. Sobre todo de Edwin Epps, un amante del látigo, alcohólico, neurótico y sadista interpretado con potencia por Michael Fassbender. A él le gusta su esclava Patsey, a quien no la deja usar jabón y hace sufrir hasta la desesperanza, que plasma muy bien  Lupita Nyong’o.

Todos dirigidos por el británico Steve McQueen (no tiene que ver con el actor) quien tiene un cuidadoso manejo de la luz y de la sombra, y hace composiciones visuales muy interesantes. Como ese rayo de luz que atraviesa una celda e ilumina el cuerpo de un preso o esos hombres que no se atreven a salvar a otro que está colgando de la rama de un árbol. Cuida el vestuario, también. El de decenas de subyugados con harapos desgarrados o el de personas ricas con sus  trajes elegantes.  

Ricas vestimentas que muchos compran con la sangre que salta debido a los latigazos que propinan. Y dan muchos. Tal vez demasiados. En pantalla hay abundantes minutos de crudeza sin descanso, evita momentos de alegría que en el libro se dan cuenta que llegaron a ocurrir. Donde además se describen algunos hombres que no eran tan malos y que el mismo autor alaba. Que recuerde todos los blancos del sur son personas malas y los tipos buenos son del norte, en especial uno de Canadá quien ayuda en la resolución de la historia. En la cual hubiese sido interesante saber el proceso legal para rescatar a alguien. Sin embargo, como eso no es sufrido, no tiene azotes o quién sabe por qué, no se muestra. Una resolución demasiado rápida para un personaje que no llegas a conocer completamente. Sobrevive, pero, ¿a qué se aferraba? ¿Cuáles eran esos momentos que le daban fuerza? ¿En qué creía? Me hubiera gustado saberlo. Sólo lo vi sufrir y recuperar su libertad.

8.5/10

Poster de 12 Años Esclavo
 

lunes, 24 de febrero de 2014

Reseña de Pure Heroine de Lorde



Portada del Album Pure Heroine de Lorde

Ella Marija Lani Yelich-O'Connor, “Lorde”, es una adolescente neocelandesa que no sólo hace canciones con fondos electrónicos minimalistas que hacen recordar la voz de Lana del Rey a cada rato y que conquistan las listas de éxitos, también es una chica que escribe crónicas de historias cotidianas del tercer mundo que sus mismos habitantes rara vez plasman.

Buzzcut Season probablemente nunca entienda por completo eso de: “Tomamos el autobús con las rodillas recogidas […] Cierro mis ojos a la canción que suena” hasta que se suba a una “micro” (de microbús) que transite por una colonia popular en la Ciudad de México, Team habla por millones al decir: “Vivimos en ciudades que nunca verán en pantalla / No muy lindas, pero definitivamente sabemos como hacer funcionar las cosas” y niños sin maestros, jóvenes sin escuela o adultos sin trabajos bien pueden entonar 400 Lux ( “nunca acabamos con matar el tiempo / ¿Puedo matarlo contigo?”).   

Lo interesante es que en ellas no hay pesimismo o tristeza melodramática, sino confianza juvenil valemadrista ayudada por una buena producción a cargo de Joel Little (él hace la instrumentación). Cierto, algunos cortes suenan algo planos, demasiado parecidos o temáticamente invariables y a la voz de nuestra protagonista puede faltarle pasión, pero no son inconvenientes terribles y a ella le basta subir un poco el tono para recuperar la atención.

Cosa que obtuvo de mí en un principio con Royals. Un casi himno para las clases bajas (“Nunca he visto un diamante en vivo”) que honestamente pensé iba a ser lo único bueno que tendría. No es el caso. Muy buenas también, Ribs y A World Alone. La primera, una muy honesta e identificable historia de maduración (“Y nunca me he sentido más sola / se siente tan temible, volverse viejo”), la segunda, el reconocimiento de la soledad en un mundo hipócrita (“Tú eres mi mejor amigo y bailamos en un mundo solitario”)... ¿alguien como ella en el feliz México?

4.0/5



jueves, 20 de febrero de 2014

Reseña de La Vida de Adele (La vie d'Adèle - Chapitres 1 et 2)




Director: Abdellatif Kechiche
Actores: Léa Seydoux, Adèle Exarchopoulos
Duración: 179 minutos
País: Francia
Año: 2013

¡Ay, pero que saaabrrooosoo!, Looook at that aassssss! Ejem… digo, digo: esta película ganadora de la Palma de Oro en el festival de Cannes del 2013 es una poética representación del descubrimiento de la sexualidad, el inolvidable primer amor, la experimentación, la aceptación, la pasión y el amor... ¡Sí!... sí… eso.
Dios. Lo siento amigos pero la historia de esta obra se diluye debido a la generosa cantidad de escenas de sexo explícito entre dos mujeres sumamente hermosas. Damn!

Adele (Adèle Exarchopoulos) es una adolescente que cursa el bachillerato cuando descubre que siente atracción hacia las mujeres. Por supuesto, debe atravesar un proceso difícil. Tuvo novio pero no sentía nada con él, sus padres ignoran su preferencia y cuando se enteran sus amigas, le dan la espalda. Se enamora de una chica de cabello azul llamada Emma (Léa Seydoux ) a la que vio por primera vez un día cuando caminaba por la calle. Bound 2! Ella es un poco mayor, conoce de filosofía, sabe pintar y le enseña los caminos del placer. ¡Y de qué forma! Las chicas se devoran continuamente. En pantalla están dos seres humanos que se desean y necesitan interpretados por dos excelentes actrices que no se guardan nada… demasiado seguido y por demasiado tiempo. Lo que hace que nos desensibilicemos y dejemos de fijarnos en una historia de amor muy bien desarrollada que puede hablar a todos. Desde la primera mirada y el tímido beso hasta las fuertes peleas, pasando por los suegros y entre los amigos que no siempre te caen bien. ¡Pero esas escenas! Yeezus. No vayan a verla en una primera cita. Sirve más para “calentar motores” (pensándolo bien mejor sí háganlo, “es cine de arte”, digan).

No es lo único que distrae. Un alto porcentaje del filme está encuadrado en un close-up medio que cansa, hay varias escenas que duran tanto tiempo que el ritmo y la atención se erosionan (también hay otras que son prescindibles), y la cinta exagera con sus casi tres horas de duración. Mmm, tal vez el director también se emocionó exponiendo a esas tremendas actrices con esos tremendos… Damn!

7.0/10

Poster de La Vida de Adele

lunes, 17 de febrero de 2014

Reseña de Prográmaton de Zoé



Portada del album Prográmaton de Zoé

Cinco años después de haber grabado Reptilectric, su disco más cohesivo, roquero y con menos parafernalia, además del último inédito, la banda nacida en la ciudad mexicana de Cuernavaca volvió a los estudios de grabación con grandes expectativas sobre sus hombros después de la gloria que fue el MTV Unplugged que hicieron en el año 2011 para entregar un álbum más calmado, menos eléctrico y que, como en el acústico, experimenta con nuevos instrumentos o elabora fondos delicados.

10 a.m., abre el disco, siendo también el primer sencillo, con un coro y un ritmo sumamente pegajoso que supone un rumbo engañoso para el resto de la placa, Cámara Lenta mantiene el agradable tempo pero no convence con su historia de amor fresa, Dos Mil Trece baja la intensidad para regresar las letras oscuras con resultados polarizantes como en: “ven intégrate al software del Prográmaton”… y con Fin de Semana fácilmente puedes pensar en ese alguien especial: “quiero un fin de semana en el cielo, desvelarme bailando contigo”. Preámbulo para Arrullo de Estrellas, la mejor canción de todo el disco y una de las mejores de toda su carrera. En ella, León Larregui (vocalista/líder) canta la letra más honesta y llena de espíritu que ha escrito hasta ahora: “te lo digo desde el alma y con el corazón abierto / eres mi amor eterno / mi ángel de la guarda”. Pocas o en ninguna otra ocasión se le ha oído tan emocionalmente puro y cercano. Hay un motivo: la composición está dedicada a su mamá que hace poco falleció.

Después de eso regresa la influencia beatlesca por momentos descarada que parece nunca van a dejar atrás en Ciudades Invisibles. Con Panoramas tienen buenas estrofas sobre la belleza y sensualidad de una mujer que lamentablemente se cortan a la par de un interesante uso del sitar. Posteriormente, en Game Over Shanghai (Liu Yang River), temes que regrese un vicio de sus primeros años. El título indica que será otra canción en inglés de las que la banda ponía en sus primeros elepés pero afortunadamente ese no es el caso. Rola popera que recuerda a Keane y que en su parte final le agrega una curiosa atmósfera asíatica. Andrómeda puede parecer simple pero logra otra efectiva aproximación emocional: “que daría por tenerte junto a mí / platicar las horas en aquel sillón”. Sedantes tiene la línea de bajo más predominante y fuerte de esta sesión aunque la letra  no es tan afortunada: “secretos de Pedro Infante”… ¡¿eh?!

La trampa del principio se hace muy notable. Lo más seguro es que  Zoé dejará en su futuro el lado “pesado” (¡no se rían!) del rock y seguirá la dirección que estableció en Música de Fondo. O tal vez no. Pero mantienen la confianza de esperar algo bueno.

4.0/5